TARIFAS

Y ahora toca ponerle un valor económico a este proyecto, porque desde luego el valor, como recuerdo familiar, no tiene precio.

Pero en realidad, tenemos que hablar primero de qué quieres para tu reportaje, cuál es tu momento, cuál es tu vivencia favorita que merece tener un buen vídeo.

Escríbeme y rápidamente podremos hablar de cuánto puede suponer este nuevo sueño.